El Sol y los gatos

La importancia del sol para los gatos

A los gatos les encanta estar bajo el sol y disfrutar de una buena siesta en un lugar bien cálido ¿Sabes por qué?

De manera frecuente, vemos cómo los gatos buscan calor, bien sea acostándose encima tuyo, escabulléndose entre las cobijas o tomando una siesta al rayo del sol, pero muchas personas temen que los rayos les haga daño y pueda generar algún tipo de lesión, sin embargo, esta simple acción puede traer muchos beneficios para los felinos y en este artículo, te explicamos por qué.

Beneficios del sol

Equilibra su temperatura

Al momento de dormir y de estar en reposo (que es la mayoría del tiempo y para algunos, su actividad favorita) los gatos pierden calor corporal, y la manera ideal de recuperarlo es tomando el sol por algún lapso de tiempo. Al igual que la de todos los mamíferos, su temperatura disminuye al estar durmiendo porque su cuerpo no quema ningún tipo de energía y el gasto calórico baja, por lo que buscan compensar esa diferencia de temperatura y dormir en zonas calientes o a las que les den directamente los rayos del sol como delante de las ventanas, balcones o sofás.

 

Mejor absorción de vitamina D

Tu gato también puede tomar el sol debido a la necesidad física de recibir nutrientes y vitaminas de su alrededor y una de ellas, es la vitamina D.

La vitamina D es esencial para la absorción del calcio y la formación de las estructuras óseas; la deficiencia de dicha sustancia suele provocar osteoporosis, raquitismo y otras enfermedades en las mascotas. Además, si tu felino no recibe las vitaminas suficientes su comportamiento puede cambiar, al igual que su piel, incluso puede llegar a morir, por eso debes verificar que su alimentación tenga el soporte de vitaminas que necesita para llevar una excelente calidad de vida, y si los ves tomando el sol, debes dejarlo hasta que creas que es suficiente para él.

 

Terapia anti estrés

Tomar el sol no solo provee vitaminas, también es un momento de relajación. Es muy conocido que las mascotas están sujetas a situaciones estresantes como el encierro, ruidos estrepitosos, no ver a sus amos durante mucho tiempo, entre otros factores, y tomar el sol puede, en el caso de los felinos, aliviar esos momentos tensionantes. Al final, lo que les gusta a los gatos realmente no son los rayos del sol sino la fuente de calor que este aporta.

Te puede interesar

Arañar muebles y paredes

¡Ojo con el exceso de sol!

Si bien es cierto que los beneficios del sol son varios, también es vital tener cuidado con los excesos. Aunque a los gatos les guste el sol, debemos tomar precauciones y procurar que nuestra mascota se asoleé solo lo necesario, sobre todo en verano, especialmente si se trata de un gato de pelo blanco o con poco pelaje.

Si el tiempo bajo el sol es excesivo, los rayos ultravioletas pueden generar daños severos en los componentes celulares de la piel, como dañar la epidermis y los vasos sanguíneos superficiales de la dermis. Aunque no es muy común que suceda, las lesiones por el exceso de sol pueden ser:

 

Quemaduras:

Leves o graves, estas últimas en ocasiones vienen acompañadas de infecciones por patógenos como bacterias o insectos que empeoran la herida.

Dermatitis solar:

Los síntomas son irritación en la piel, pérdida de pelo, inflamación de la zona.

Carcinoma de células escamosas:

El daño crónico de la piel puede producir la transformación maligna de las células, lo que lleva a que se produzca un tumor.

Hipertermia o golpe de calor:

Es importante que sepas que los felinos no sudan para liberar calor, solamente jadean o como es habitual, se lamen. Exponerse mucho tiempo a los rayos del sol sobre todo en verano, puede ser fatal.

 

Pero no te preocupes, esto ocurre en menor medida, lo importante es que puedas monitorear cuánto tiempo pasa tu gato expuesto a los rayos ultravioleta para evitar cualquier afección, recuerda, los gatos aman el calor, por eso si te busca para sentirse abrigado, debes darle todo el amor y cariño que requiere.

En Cato ofrecemos todo para el bienestar de tu gato, contáctanos

Compartir este post